Evento

Teatro Martín Fierro

Temporada 2015
Participaciones destacadas

Obra escénica con música de Pablo Ortiz, libreto de Sergio Chejfec y puesta en escena de Eduardo Stupía y Agustina Muñoz. 

Encargo del CETC.


El texto de Teatro Martín Fierro tiene como antecedente otro relato, titulado “Deshacerse en la historia”. Allí había descripto imaginariamente una puesta dramática del Martín Fierro; poema que, como es sabido, está entre lo más representado o apropiado dentro de la cultura argentina. José Hernández dio nombre a un personaje que se hizo bastante autónomo de las intenciones del autor, pero que lógicamente siguió dependiendo de los avatares que el poeta le adjudicó.

Una de las apropiaciones que más me interesaron fue la escolar, quizás por continuada y vigente, y por su fuerte capacidad de simplificación de los elementos contenidos en el poema y en la construcción de las leyendas posteriores. Esto resultó en un paulatino desvanecimiento del Martín Fierro, y de sus sentidos asociados, por acción de la historia –encarnada en sucesivas generaciones de escolares argentinos–. Pensé que se trataría de peripecias encadenadas, parecidas a momentos épicos ritualizados, que tomarían prestada su elocuencia de valores procedentes del fondo del pasado. Así, supuse que el modelo del acto escolar –gracias a su sencilla y explícita artificiosidad– podía servir de pauta para la acotación escénica que originalmente me propuse.

Ahora, como situación teatral, Teatro Martín Fierro busca interrogar esa trama de momentos y nociones que poseen una relación cada vez más débil con las ideas vigentes de nacionalidad. Las peripecias encadenadas de este gaucho podrían representar una invitación para observarlas, como si se tratara de postales simultáneas que buscan traducir al lenguaje de lo efímero y lo discontinuo los momentos graves de una profundidad histórica difícil de verificar –también porque acaso la historia ha dejado de expresarse en términos de profundidad–.

Postales, situaciones pasajeras: exhibir el Martín Fierro a salvo aunque huérfano de sus claves –deshecho–.

Sergio Chejfec

La música de Teatro Martín Fierro está fuertemente influida por un repertorio tradicional, campero, que incluye el Gardel del dúo con Razzano, canciones tradicionales, tangos antiguos y grabaciones de los primeros años del siglo XX. 

Pablo Ortiz

Para un teatro de voces quizás no haya mejor acompañamiento visual que un eco en imágenes. Esta operación oral y textual que parte del Martin Fierro para perderlo y reencontrarlo en los entresijos atemporales del país verbal encontrará cobijo y también desvaríos en un tratamiento iconográfico mixto, más o menos como se comporta el imaginario colectivo. Es decir, de manera tan referencial, connotada y descriptiva como metafórica, elusiva y arbitraria.

Eduardo Stupía

El actor memoriza un texto, trata de hacerlo suyo, dice las palabras ajenas una y otra vez hasta que salgan como si hubieran sido pensadas en su cabeza. En Teatro Martín Fierro los actores son lectores de un texto que les ha sido dado, médiums de las palabras de otro, de Fierro pero también de Sergio Chejfec. No hay intento de apropiación, sino intento de entendimiento, de reproducción y transmisión. Pensamos la puesta como si todos ellos, cantantes, guitarristas, pantallas y actores/lectores fueran mediadores de la obra, trabajando al unísono para narrar este texto, para convocarlo. Radioteatro, teatro de imágenes, ensayo o sesión mediúmnica; se trata, a fin de cuentas, de una invitación a un territorio mental, plagado de imágenes y sonidos. 

Agustina Muñoz

Programa

Funciones realizadas:
  • 27
    08|2015
  • 28
    08|2015
  • 29
    08|2015
  • 30
    08|2015