Nota

Un juego alucinado que revierte el orden social