Nota

Sobre la fe y el canto de los pájaros