Nota

Mauricio Kagel. La pasión por la cultura