Nota

“Los premios literarios son simulacros de ficción”